IMAGEN PRINCIPAL

IMAGEN PRINCIPAL
Bienvenida al espacio en el que cometo el exceso de ser yo: familia, escritura y diseño hecho a mano en la vida de una multiapasionada. ¿Compartimos juntas cómo podemos embellecer cada gesto cotidiano?

¿Sos multiapasionada?

En este blog vas a encontrar mis grandes pasiones: mi familia, la escritura y el universo del DIY.

10 confesiones de una madre.

confesiones de una madre



Debe ser por la proximidad del fin de año o porque hace unos días encontré, por casualidad, un desafío en el cual proponían escribir "50 cosas sobre mí"  y publicarlas, o quizás por ambas. Lo cierto es que me puse a pensar en aspectos que me identifiquen y sin sorpresa, comprobé que muchos de ellos están vinculados con mi familia, con la maternidad. Con Camilo, en fin. Entonces organicé los diez puntos que consideré más significativos (50 me parecía mucho para empezar) en tanto a mi experiencia como madre. Y este fue el resultado.



10 confesiones de una madre.




1- Amo por sobre todas las cosas la familia que construí. Este punto no tiene discusión. No me acuerdo de una vida anterior a tenerla. Digamos que hiperbolicé, soy famosa por los problemas de memoria, pero tan mal no estoy. Me acuerdo de mi vida anterior porque viví 30 años sin ser madre. Pero no siento ni un poco de nostalgia de lo que era.


2- Camilo es la mejor parte de mí. Este punto tampoco tiene discusión. No es que crea que mi hijo es una "versión mejorada de mí". O que es perfecto. Ese no es el punto.


3- Un hijo es suficiente para entender la intensidad de la experiencia. A veces pienso en tener otro...pero se me pasa rápido. Adoro ser madre pero no soy Maru Botana.


4- El mejor año de mi vida, fue el de mi embarazo. Después de las primeras semanas, nunca tuve miedo, no me quitaba el sueño el temor al parto y por primera -y única- vez en la vida no me preocupaba mi apariencia física (confesión para embarazadas: grave error!)


5-  El mejor momento de mi vida fue cuando el test dio positivo. Hiperventilé. Tenía dos rayitas: ya era madre.


6- Nunca estuvo en mis planes tener un hijo varón. Y cuando digo nunca, es nunca. Hasta que pasó lo impensado, quedé embarazada y estaba segura de que era varón. Mi familia y mis amigas  trataban de "consolarme" pero yo estaba feliz. No necesitaba consuelo.


7- Descubrí que soy "madre de varón" y no lo sabía. Si es que existe algo así  como una tendencia a "ser madre de...", lo cierto es que me relaciono mejor de lo que creía con los varones. Me desesperan el rosa, los brillos y la iconografía infantil femenina.


8- Amamantar es lo máximo, pero para mí es un acto "privado". Una sola vez di la teta en público (creánme, fue una urgencia muy urgente en una reunión social) Todavía no supero la vergüenza. No me molesta para nada ver mujeres amamantar y no considero que mi pudor sea una regla de comportamiento. Simplemente, no podía con la vergüenza.


9- Amaba mis cumpleaños... pero desde hace cuatro años dejaron de tener importancia. En la actualidad, cumplo sin trascendencia. Sin embargo, el 13 de octubre volará el mundo en pedazos, pero el cumple de Camilo se celebra como sea.


10-No le cocino a mi hijo. Y, a veces, me siento culpable por eso. Preparo algunos almuerzos muy básicos pero si puedo evitar la cocina, la evito. Tampoco crean que me aflige tanto, la mayoría del tiempo encuentro quien cocine por mí.


Dicho lo dicho, me encantaría conocerte más. ¿Cuáles son tus diez confesiones?
© Paula Lesina • Theme by Maira G.