IMAGEN PRINCIPAL

IMAGEN PRINCIPAL
Bienvenida al espacio en el que cometo el exceso de ser yo: familia, escritura y diseño hecho a mano en la vida de una multiapasionada. ¿Compartimos juntas cómo podemos embellecer cada gesto cotidiano?

¿Sos multiapasionada?

En este blog vas a encontrar mis grandes pasiones: mi familia, la escritura y el universo del DIY.

El dormitorio de Camilo.

Mi casa: el dormitorio de Camilo



En mi casa, el dormitorio de Camilo es un espacio peculiar... ajeno a la neutralidad de todo lo que lo rodea. También es un territorio en transición: dejamos atrás los San Antonios que mamá eligió para su bebé y estamos buscando cómo tener un "cuarto de grandes" poblado de superhéroes, tortugas ninja, libros de los Xunguis e instrumentos musicales. Un tema... Te desafío a que lo encuentres. 



Decoración DIY.



Claro que no podemos hablar de "decoración" propiamente dicha...porque por acá, no hay un plan serio para transformar el espacio. Lo que tenemos en el dormitorio de este taekwondoca es una mixtura bizarra entre las vespas que elegí cuando nos mudamos -tenía en mente un dormitorio pintado de gris con muebles blancos- y sus propias ideas sobre la ambientación de espacios.

Si, por casualidad, te estás preguntando qué niño tiene sus propias ideas sobre decoración, ya mismo te respondo: el mío. En general, se pronuncia con acertadas apreciaciones estéticas sobre los objetos que lo rodean. No le gusta ordenar pero disfruta de los espacios ordenados y adora el color. Todos los colores. Su última idea fue pintar de azul una pared de su habitación y estamparla con una imagen tamaño natural de Bruce Lee.

Ahora, no creas que te tira la idea y se va... No, así no es Camilo. El tiene una idea clara y detallada de cómo debemos proceder para que el retrato de su ídolo sea tal cual se lo imagina. En cinco minutos me explica con palabras y señas las técnicas más originales de pintura y bricolaje. De las aprendidas en la escuela y de las que le gusta mirar por Youtube, desde que descubrió Art Attack. Por ese motivo, entre tantos, su dormitorio es un dormitorio DIY.



Los años por venir.




Como la habitación es un terreno fronterizo entre la primera infancia y los años por venir, le tengo muy poco respeto (sorry hijo, los dos sabemos que es verdad...) y es el lugar de todos los experimentos "hágalo usted mismo" que se me ocurrieron en las últimas semanas: arte hecho en casa, cajones de fruta que sustituyen bibliotecas, una cortina de baño transformada en funda de puff, almohadones estampados a mano o impresos de forma artesanal, muebles recuperados y técnicas de estarcido fallidas (sin heridos graves, afortunadamente) Léase: una ensalada que da miedo...


El dormitorio de Camilo.



También es muy difícil de fotografiar porque tiene escasa luz natural para hacer una toma decente. Al menos, por el lente de esta desmesurada. Esta habitación es absoluta y gloriosamente caótica. Sin tema, sin coherencia estética y para más información, nuestro concepto de estilismo para esta ocasión se limitó a recoger los juguetes tirados en el piso. 


El dormitorio de Camilo.


Por si no te diste cuenta, hablo en plural. Y tiene una razón lógica: el dueño del dormitorio participó activamente en el proceso de limpieza, la sesión fotográfica y la selección de imágenes. Luego de verlas, se declaró conforme con el resultado...así que por ahora, seguimos disfrutando del espacio como está.

Personalmente tengo planes de re-decoración y sé que van a ser a dúo porque mis ideas nórdicas le suenan a mi hijo tan aburridas como comer verduras en el almuerzo y tener que esperar para el postre. Todavía no tiene edad para esos manejos protocolares de la buena educación y no disimula ni por medio minuto. Cuando le digo "qué te parece si pintamos el cuarto de gris" me mira como si hablara un idioma extranjero y dice: "Abububurrrrrido" . Parece que el gris es color de personas tristes.


El dormitorio de Camilo.


Por lo visto, hay que explicarle a este niño que ser neutro no significa ser  triste y que un dormitorio gris puede ser muy alegre. Sea dicho.

Mientras sueño con habitaciones infantiles hermosamente decoradas en blanco, negro y gris, me admiro de la imagen con la cama tendida tan prolijamente y recuerdo que son más los días en los que Cami duerme con mamá y papá que los que amanece en su propia cama. Totalmente anti-todas las teorías psicológicas de las que tengas noticia.


El dormitorio de Camilo.


Supongo que tenemos o que algún día tendremos que ponernos en campaña de re-educación para que volvamos a decir que tuvimos un sueño reparador...estoy hablando de los padres, no del hijo. Obvio.

© Paula Lesina • Theme by Maira G.