IMAGEN PRINCIPAL

IMAGEN PRINCIPAL
Bienvenida al espacio en el que cometo el exceso de ser yo: familia, escritura y diseño hecho a mano en la vida de una multiapasionada. ¿Compartimos juntas cómo podemos embellecer cada gesto cotidiano?

¿Sos multiapasionada?

En este blog vas a encontrar mis grandes pasiones: mi familia, la escritura y el universo del DIY.

Mi sillón zen.

El sillón zen



Estoy apelando a la solidaridad de la forma más gráfica posible: mostrándote las imágenes del desastre para sensibilizar tu glándula estética y ponerla a secretar... Quiero que conozcas, mi sillón zen.


Mi sillón zen.


Hace algunas semanas te conté lo que aprendí de la conciencia plena comprando un sillón en este post: El sillón perfecto. ¿Te acordás? Bueno...llegó el momento de las presentaciones. Así que, amable lectora, te presento al pobre e inocente sillón zen. Por el momento, mientras te acostumbrás a la idea de observarlo clínicamente, pensemos que es una víctima de las circunstancias. Es la materialización del mal karma de un tapicero que seguramente pagará sus pecados en decenas de vidas futuras consecutivas. Espero -que me perdone Buda-  que re-encarne en eco-cuero mal cortado.


Mi sillón zen.


Logró que una desmesurada perfeccionista ejercite todas las técnicas de respiración profunda que conoce y se controle como una reina. De lo contrario, hablaríamos del  sillón poco agraciado como "el occiso". Tampoco es gran mérito el mío. Lo cierto es que no tenía una trincheta (o algún otro objeto filoso) a mano como para sublimar la frustración en un acto violento -de pronto, me acordé de Minotity Report.

Por ese capricho de la casualidad, sigue vivito y hundiéndose en los lugares en los cuales una apoya la parte más generosa de su anatomía. Como recordándome que no abandone mi empeño en ejercitarme. Exhibiéndose con descaro en el living, sin encontrar el espacio que le pertenece pero sin inmutarse frente a mi mirada resignada. 


Mi sillón zen.


Aunque su fealdad es una ofensa a todos los sillones de la tierra, muebles nobles que congregan a la familia para celebrar las grandes ocasiones, también debo reconocerle mi agradecimiento al sillón zen. No leas de nuevo todo el enunciado. Leíste bien. Estoy agradecida con un sillón.  Porque es en el dolor que se revelan las verdaderas lealtades.

Cuando pude objetivar la situación, comencé a escuchar a no-marido intentando encontrarle una solución al "problema" de su desmesurada. Ensayando respuestas decorativas con el aplomo de un experto. Contemplando en cada palabra el peso de mis toc y haciéndome reír para que recuerde que, en definitiva, un sillón es un sillón.


Mi sillón zen.


Así que, ya recobrando su estatuto de objeto inanimado, el sillón dejó de ser el producto de una mala decisión y se transformó en el sillón zen. El que me recuerda que lo importante somos quienes apoyamos nuestra anatomía en él y que somos nosotros los responsables de re-significarlo con emociones y memorias.

¡No te vayas que todavía no terminamos! Mirarlo atentamente y contarme cuál es tu opinión  al respecto es tu deber moral. Quiero saber tus sugerencias para hacerlo más amable a la vista. Fundas, colores, trucos de tapicería, lo que se te ocurra.

Pensá que tiene que ser una solución frugal porque después de comprarlo, los fondos no abundan... Hoy vuelvo a Montevideo. A re-encontrarme con mi sillón zen, a ver si limamos asperezas y nos convertimos en una familia
© Paula Lesina • Theme by Maira G.