IMAGEN PRINCIPAL

IMAGEN PRINCIPAL
Bienvenida al espacio en el que cometo el exceso de ser yo: familia, escritura y diseño hecho a mano en la vida de una multiapasionada. ¿Compartimos juntas cómo podemos embellecer cada gesto cotidiano?

¿Sos multiapasionada?

En este blog vas a encontrar mis grandes pasiones: mi familia, la escritura y el universo del DIY.

Mi hijo el lector: juegos para aprender a leer.

juegos para aprender a leer


Podría comenzar esta entrada con una extensa introducción sobre los beneficios de la lectura para los niños. O aduciendo decenas de argumentos -organizados en prolijas listas- por los cuales deberías usar estos juegos para aprender a leer. Sin embargo, en la atrevida suposición de que te dejaste tentar por el título, intuyo un espíritu inquieto, decidido a fomentar la lectura en tus hijos y plenamente consciente de cuál es la importancia de este hábito para el resto de su vida.

​Si sos vos misma una lectora, entonces estás buscando confirmaciones, no estrategias. Desde ya, quiero confirmar tus expectativas. Tenés en este párrafo la primera de tus certezas consolidada: la afición a la lectura no viene inscripta en el código genético. Ser un lector apasionado no es consecuencia de una misteriosa mutación del genoma humano. Leer es un hábito que, como todos los hábitos adquiridos en la infancia, tiene una proyección para toda la vida. Simple de escribir...no tan simple de llevar a la práctica en un universo de estímulos visuales y sonoros tan atractivos para los niños.

​Quiero que sepas que este post no tiene pretensiones técnicas. Si bien mi profesión son las letras soy, antes que nada, una madre decidida a que su hijo sea un lector. "El lector": título del libro que me regaló no-marido durante mi embarazo con la clara ilusión de que Camilo disfrutara de la literatura tanto como nosotros. Con padre y madre dedicados al mundo de las letras, podríamos decir que el vástago no tiene muchas opciones: o lee o no come. Y crean en esta madre, Camilo come. Y lee.

Leer...cómo, desde cuándo, en qué momento.


De mi ansiedad por incentivar la lectura no solo surge la necesidad de encontrar estos juegos para aprender a leer sino dos respuestas claras:


1-Leer desde siempre y en todo momento que se pueda. Esto no significa sacrificar la vida en un "tour de force" por completar una lista de títulos leídos. De hecho, no creo en el sentido de establecer un decálogo de libros por leer, amontonados en la mesa de luz con la esperanza de tocarlos -siquiera abrirlos- antes de caer rendidos de cansancio.

2-Quien lee como hábito, lo hace en cualquier momento. Sobre cualquier soporte (impreso o digital) aunque tenga sus preferencias y en los lugares más impensados. Esta madre se ha encerrado en el baño a leer casi sin culpa. Si sos madres sabés que es difícil ignorar la insistencia de un hijo cuando la madre desaparece por cinco minutos de su campo visual. Imaginate entonces lo que pasará por su cabecita cuando te ve salir de esa habitación con un libro... Este es el tipo de necesidad que quiero crear en mi hijo. La necesidad de leer aunque signifique tener un libro abierto sobre la bacha. El desafío no radica en la auto-exigencia o en la imposición sino en cultivar el placer de la lectura.

Desde la panza: leyendo en voz alta.


Ya no es discutible la relevancia de la vida intra-uterina en la formación del ser humano. En este sentido, estimular con música e historias al bebé por nacer debería ser tan vital como alimentarse sano para nutrirlo. A pesar de la sensación de extrañamiento que puede producir hablarle en voz alta a la panza, nunca dejes pasar la oportunidad de contarle lo que está sucediendo, explicarle cómo te sentís y leer -lo que sea que estés leyendo- para tu público "interior" como si fuese un auditorio de mil personas.

Recuerdo los primeros días de Camilo y cómo lográbamos dormirlo con la voz del padre. Federico tiene un tono de voz alto y claro, le cantaba canciones y le relataba historias durante el embarazo, las mismas con las que luego de nacer se tranquilizaba y dormía.


En los primeros meses del bebé, la rutina de lectura inaugurada en el embarazo debería continuar tanto como lo permita el cansancio de los padres. La estimulación oportuna en las primeras etapas de tu bebé, puede cambiar totalmente la historia de su desarrollo. Existen dos estrategias infalibles para trasmitir seguridad y tranquilidad en un recién nacido: el contacto piel a piel y el ritmo de la voz relatando. El relato oral es la pre-historia de la lectura para los niños. Si no te sabés historias de memoria, inventalas. Si no tenés imaginación, probá con las grabaciones de voz.


Primeros juegos para aprender a leer.



1- Grabaciones de voz.


​Personalmente, te aconsejaría que fuese tu propia voz la que escuchara. Por lo cual no es una idea loca grabar tus lecturas durante el embarazo. En ese momento en el cual te sobra energía como para planificar y soñar sobre educación y crianza. Sin embargo, para quienes no tienen la paciencia o el tiempo que requiere preparar una grabación, existen diversas ofertas de cuentos clásicos acompañados por sonidos y música suave ideales para los primeros meses.

Anotalo en tu agenda mental: es el consejo que vas a agradecer en los momentos en que necesitás cinco minutos de intimidad. Ese rato que es únicamente para el mantenimiento de tu autonomía como ser humano porque, por ejemplo, nadie puede ducharse por vos. Una madre se ducha en tres minutos y se seca en dos. Algo impensable en la vide pre-maternidad (al menos en la mía). Y si querés preservar a toda costa esos cinco minutos, podés intentar con las grabaciones de cuentos, No videos en este caso (que tambièn funcionan, es cierto). Invitá a tu hijo a disfrutar del relato,  a imaginar "privándolo de la imagen".



​2- Juegos para aprender a leer y libros adecuados a su edad.




​No se forman lectores en casas que no tienen bibliotecas. No se trata de multiplicar el consumo ya alocado de productos para recién nacidos con la compra desmesurada de libros. Los primeros libros de tu bebé los podés hacer vos misma o podés seleccionar aquellos que cuentan con las siguientes tres características:

- Resistencia al uso, el manoseo, las mordidas y el agua,
- Mucho color, texturas, contrastes.
- Historias sencillas y muy visuales en las cuales la imagen acompañe a las palabras. Nada genera más molestia en un niño que no identificar en la imagen lo que estamos diciendo con palabras.

​El paso previo a la lectura siempre es familiarizarse con las letras. Si querés que aprenda de forma divertida a reconocerlas, podés hacer tarjetas en las cuales cada letra, esté identificada por un objeto cotidiano.
​Es primordial que tu hijo manipule el objeto "libro" para familiarizarse con él. Si nunca toca uno, si no le permitís la experiencia de hacerlo propio (como ellos saben hacer propias las cosas: destrozándolas) entonces no podés pretender que el libro como tal forme parte de su vida. La lectura es una experiencia de todos los sentidos para los niños pequeños, no se la niegues.


3- En los juegos para aprender a leer se enseña con el ejemplo. 




Nuestros hijos no hacen lo que les decimos, sino lo que nos ven hacer a nosotros mismos. Este es un consejo sabio aplicable a todas las enseñanzas que consideremos valiosas para nuestros hijos. Los hijos de padres que leen se interesan por la lectura. Si tu hijo observa que leés un libro o incorpora como parte de su rutina de sueño la lectura de un cuento, entonces está comenzando a consolidar el hábito de leer. Como todo hábito, requiere de la repetición constante, paciente y coherente. Igual que enseñarle a comer verduras o lavarse los dientes.
¿Querés empezar a jugar con tu hijo para que aprenda a leer sin probemas? Jueguen juntos al veo-veo. Buscando en el ambiente en el que se encuentra, palabras asociadas a objetos: "Veo veo una cosa que comienza con A". Cuando son muy chiquitos es importante que enfatices el fonema, cómo suena la letra.


4- Enseñar a leer es abrir una ventana al universo.



Quien gusta de leer y aprender, tiene siempre abierta la oportunidad de conocer el universo. El conocimiento teórico -el que adquirimos por los libros- es tan fundamental como la experiencia práctica para la vida cotidiana. Se aprende a vivir viviendo, sin duda. Pero también leyendo. Quien es lector, procesa emociones y conflictos vitales y quizás los catalice antes a través de la lectura que por la experiencia vital.

​Para los niños, este tipo de historias que catalizan sus vivencias son de una riqueza didáctica que, como padres, aprendemos a valorar con la perspectiva. No en vano se publican títulos sobre los grandes hitos del crecimiento: desde la forma de abandonar los pañales al primer amor.

​Otro de los juegos para aprender a leer que podés practicar con tus hijos es el "memory", con el cual no solo tiene que mantenerse atento porque las tarjetas especiales que vas a hacer no tienen dibujos sino palabras. En definitiva, la escritura es una forma de trazo o dibujo que puede memorizar y reconocer.



​Otros juegos para aprender a leer.




​No le niegues a tus hijos la posibilidad de compartir contigo estos juegos para aprender a leer. Aprender sobre su entorno a través de la lectura o del relato oral, como prefieras. Mi última sugerencia, sería que dediques diez minutos al día al ritual de leerle en voz alta. Y si no tienen libros a mano, pueden probar con juegos de palabras.


1- Palabras en cadena: comienza diciendo una palabra y pedile a tu hijo que diga una palabra nueva con la última letra.
2- Juegos de rimas: ¿quién no lo hizo alguna vez?
3- Palabras y significados: jueguen a investigar el significado de las palabras.


 En una atmósfera lo más calma posible y sin distracciones exteriores no es difícil capturar la atención de un niño. No te sabotees madre, si querés que tu hijo lea tenés que apagar la tele. Y si es posible todos los teléfonos. De esa forma, vas a poder pronunciar con satisfacción, que tu hijo es un lector.
© Paula Lesina • Theme by Maira G.