Bienvenida. Llegaste a casa. Ponete cómoda (no hay problema, podés sacarte los zapatos). ¿Te acordaste del lápiz? ¡Genial! Vamos a sacarle punta.

Hoy comenzamos a manifestar y expandir tu genio escribiendo. Porque si lo verbalizaste, te pertenece.